CARRERA DEL AMANECER DE AÑO NUEVO LA APARECIDA 2020




Después de cinco años sin organizarse, el primer día del 2020 volvió la que es, si no me equivoco (si no es así, corregidme) la primera carrera del año del país, la carrera del amanecer de Año Nuevo de La Aparecida, en Orihuela. Conocí sus dos primeras ediciones, en el 2014 y 2015, y me pareció una apuesta arriesgada por parte de los organizadores, el club de atletismo de La Aparecida. Correr a las 8:20h el primer día del año probablemente no entraba en los planes de muchas personas y, como vimos, ninguna edición superó los 100 participantes, aunque yo disfruté muchísimo la carrera los dos años, por el ambiente familiar y como una declaración de propósitos de lo que iba a ser el resto del año, mucho deporte, esfuerzo y goce del atletismo popular.
Parece que hubo cambios en el club local y el esfuerzo por organizar la carrera los agotó rápidamente, haciendo que desapareciera del calendario hasta el pasado día 1. Cuando vi de nuevo las inscripciones abiertas para esta carrera, organizada en esta ocasión por otro club local, el Club de las 6, lo tuve claro. Habría doblete San Silvestre - Año Nuevo, como lo hubo en las dos primeras ediciones.



Acertadamente, en el 2020 la hora de salida se atrasaba hasta las 10:00, permitiéndonos correr con algo más de luz y una temperatura más alta y evitando también cruzarnos con los vecinos que llegaban "de empalme" de la celebración nocturna del 31, en mejor o peor estado etílico, según vimos en las pasadas ediciones.
La organización, además, es activa en redes sociales y consiguió, creo que sobre todo gracias al cambio horario, superar por fin la centena de corredores inscritos.



Con las piernas todavía cansadas del esfuerzo del 5000 ilicitano la tarde anterior, dolió madrugar para volver a correr por la Vega Baja, pero había ganas de probar de nuevo el circuito de La Aparecida.
Con una mañana despejada y fría, pero mucho mejor que en el 2014 o 15, llegué con mi hermana y mi cuñado a La Aparecida, con tiempo de sobra para café, coger la bolsa del corredor con calma y trotar un poco antes de echar a correr.



No parecía haber cambios en el recorrido, a primera vista. Algo de callejeo al principio, por la zona que quedaba al lado de la sierra a un lado de la calle principal, ida y vuelta por esta carretera después y más callejeo por la zona que quedaba al sur de la calle de salida. 2.5 km que tendríamos que recorrer dos veces y que, sin ser especialmente duros, sí que tenían un par de rampas (o eso recordaba yo) que se podían pegar bien a las piernas en la segunda vuelta si no se había dosificado bien en los primeros km.

Salida, con mi hermana y mi cuñado.

Esperando para echar a correr. Sí, si os fijáis, a la derecha
de esa sonrisaza y ojos verdes estoy yo xD

Con algo de retraso por un despiste de la ambulancia, que se equivocó de pedanía y no llegó a tiempo para la salida, la carrera arrancó con fluidez en medio de un sano ambientillo familiar y deportivo. Me notaba cansado y muy pesado (malditas navidades y sus comilonas...) pero ya que había madrugado no iba a correr con reservas o a echar la mañana al trote. Apreté desde el comienzo y busqué hacerlo lo mejor posible, aunque el recorrido, nada más empezar, ya me lo ponía algo difícil.



Giro a izquierda a los pocos metros de la salida y pequeño ascenso hacia lo que parecía el casco antiguo. Ligera bajada después en la plaza de la iglesia y nuevamente subida, esta sí, más pronunciada. ¿Frenar? Para qué. Seguía motivado, aunque las piernas avisaban que aquello iba a pasar factura en la segunda vuelta.
Bajada cómoda y rápida y, casi sin descanso, "la subida" de la carrera, hacia el cementerio, donde vería pasar, en su punto más elevado, el km 1, en 4:50. Sí que iba mal la cosa, me dije, pero aprovechando la bajada y la ida y vuelta por la calle principal, muy llana, subí el ritmo.
Cuando empezaba el callejeo por la mitad sur del circuito el km 2 sonó en el Garmin marcando el segundo mil en 4:14. Mucho mejor, me animé, sorprendido por la velocidad de ese segundo mil, mientras trataba de no perder a una pareja de corredores oriolanos que parecían llevar un ritmo similar al mío, tal vez algo más fuerte.

Anécdota: Si te pones el dorsal al revés en una carrera sin chip y resulta que es un nº legible (68 -- > 89),
hay problemas luego para ver las clasificaciones xD

El primer paso por meta podría haberme hecho pensar que era posible acabar en 21 minutos largos, pero las piernas ya empezaban a pedir descanso y las cuestas cerca de la iglesia y hacia el cementerio iban a ser, seguro, muy duras en la segunda vuelta.
Traté de liderar mi grupo de corredores para motivarme, tirando de los 3 hasta subir de nuevo desde la plaza de la iglesia. Corrí más lento que en la primera mitad, pero todavía confiaba en poder ganar tiempo en los tramos de bajada, especialmente a la vuelta del camino del cementerio.
Por desgracia, las piernas dijeron basta cuando se inició la subida hacia el camposanto y el ritmo cayó en picado. Pude seguir encabezando mi grupo de bajada, hacia la calle principal, pero una vez en ella empecé a quedarme descolgado. En el giro de 180 grados costó la vida retomar el ritmo y cuando se inició el último callejeo el corazón parecía reventar en el pecho.

Los cubre brazos ya sobraban

Había pasado el km 3 en 4:33 y tuve que bajar hasta 4:42 en 4º, pero todavía hubo fuerzas para un último sprint, para mi sorpresa. Un señor de unos 50 años, de aproximadamente 1'50cm de estatura y un estado de forma que engañaba a primera vista (ahí estaba, dándome para el pelo) me pasó como un rayo y me dije (habló mi estúpido orgullo) que no iba a ganarme esos últimos 700m. Aceleré. Aceleró. Subí el ritmo y di zancadas amplias hasta que dejé de escucharle a mi espalda y aceleré más todavía por si estaba abriéndose para adelantarme y no lo escuchaba. En medio de la chorra-competición ni vi el reloj, pero paraba el crono en unos más que decentes 22:16, haciendo una segunda vuelta más lenta que la inicial, posición 31 de 103 en la general, sin distinción de categorías.

Meta, con mi grupo a pocos metros, inalcanzables

Powered by Wikiloc

La meta, como en pasadas ediciones, bien surtida de bebida y frutos secos para recuperar energía y, gracias al ticket que daban en la bolsa, 3 churros y chocolate en el puesto situado en la calle principal. ¿Para qué más?
La carrera se había dado muy bien, teniendo en cuenta la paliza del 5000 la tarde anterior en Elche, y había sido una gozada volver a disfrutar de una prueba que, seguro, aumenta en participación el año que viene. El cambio de hora ha sido clave y el boca a boca hará el resto. Ojalá siga organizándose con el club local a la cabeza. Una buenísima forma de empezar el año que seguro repetiré.



Con la crónica de la carrera de Reyes de San Fulgencio todavía pendiente, ya ando con la mente puesta en la media de Santa Pola, en dos semanas, mi próxima cita deportiva. Las navidades han sido desastrosas en cuanto a alimentación y, si ya peleaba por quitarme un par de kg antes de las fiestas, luego, del 20 al 3, se han sumado otros dos para hacer más duro y pesado mi entrenamiento (y no quiero pensar en cuánto habrá añadido a la báscula los días 5 y 6) De todos modos, en este sentido ya no se puede ir a peor, por suerte, al haber terminado las comilonas habituales y no haber más compromisos gastronómicos cerca, así que el orden vuelve desde hoy a la mesa y al planning deportivo, con la vuelta también al gimnasio, la poca natación que pueda meter entre semana por cursos, trabajo y demás y la carrera, objetivo principal ahora mismo. No llegaré en mi mejor momento a Santa Pola, seguro, contaba con ello cuando me apunté, así que lo tomo como trámite para el objetivo de la temporada, modesto en realidad, que es acabar en condiciones la media de Alicante en abril, más fino y más rápido, sin pensar en cronos, simplemente buscando mi mejor versión de nuevo.

Nos leemos en la próxima entrada del blog, con la crónica del 5k vegabajense del pasado fin de semana.
Gracias por estar ahí.
Saludos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

BEHOBIA - SAN SEBASTIÁN 2019

5K RAFAL 2019

MARATÓN DE SEVILLA 2015