SUBIDA SANTUARIO NOVELDA 2022


Un año más, y después del parón desde el 2019 por el maldito virus, aparecía en el calendario veraniego de carreras la clásica subida al santuario de Novelda. Diría que, después de la San Silvestre Crevillentina, con 10 ediciones seguidas en mis piernas, esta carrera y tal vez los 10k de Rojales es en la que más he participado desde que me puse un dorsal por primera vez, allá por noviembre de 2009 en la media de Elda. Un circuito duro, por perfil y clima, con 12km de los cuales los primeros cinco y medio son en constante subida, más o menos llevadera hasta el 4.5, donde la subida se endurece y en un km sube 70-80m hasta el santuario. Desde ahí, podría pensarse que el resto de la carrera es cómodo, de bajada, pero se desciende muy rápido en apenas mil metros y la vuelta a Novelda no es tan cuesta abajo como parece y puede atragantarse a partir del km 7 u 8 si hemos subido demasiado rápido.

No es que me notara especialmente motivado ni en forma, pero una carrera cuesta arriba, como la pasada de Orito no hace mucho, siempre puede venir bien para entrenar las piernas para el objetivo de este año, el maratón de Costa Blanca Trails, así que entre las ganas de volver a correr por Novelda y su posible utilidad en modo entrenamiento (como digo, no me sentía con fuerzas ni ganas para otra cosa), me apunté y el sábado 30 de julio me planté en Novelda dispuesto a sufrir / disfrutar un circuito que conozco muy bien, por entrenarlo por gusto durante el año alguna vez y por las seis ediciones que ya he corrido.

Habiendo recogido el dorsal la tarde anterior, podía evitar las prisas de última hora y pensar solo en aparcar cerca de la salida (lo conseguí), calentar un poco (fallé en esto...) y saludar a amigos y conocidos antes de echar a correr. Por allí andaba Pili de espectadora acompañando a Sera, que sí corría (le da igual UTMB que carreras de asfalto como aquella, las corre todas a un nivel increíble), Gemma Ann, ya recuperada de la lesión del pie y que se colaría en el top 10 femenino y podio de categoría... Mucho saludo y fotos y al final, de calentar, nada.



Llegó la hora de arrancar, las 20:00, y menos mal que el horario se mantenía. He llegado a correr ediciones allí a las 19:00, creo, a más de 30 grados, no entendiendo que la salida no se atrasara al menos media hora. Bien por la organización, que mantenía el horario de las últimas ediciones.

El clima era, con diferencia, el mejor de mis 6 participaciones allí (2011, 12, 13, 15, 16 y 19). Cielo cubierto amenazando lluvia, algo de brisa... Mucha humedad, pero que el sol no asomara ya era para estar contentos. 

Se dio la salida puntualmente y después de la vuelta a la pista del estadio tocaba salir a las calles de Novelda y dirigirnos hacia el santuario de la Magdalena. Recorrido más que conocido para mí, como decía, en el que podía acelerarse un poco los primeros 2km tal vez, con un ascenso muy suave, para después empezar a subir bajar también sin brusquedad hasta el km 4, momento en el que cogeríamos la subida "de verdad"


Sin ningún objetivo a la vista, los primeros metros pasaron muy rápidos, para mi sorpresa. La carretera pegada al Vinalopó y el paseo de los molinos quedaron atrás viendo los 2 primeros km a 4:30 y 4:40 sin mucho esfuerzo y a la sombra. Después, con un perfil algo más duro y ya por la carretera que lleva al Santuario, el recorrido se volvía más puñetero, con tendencia ascendente y algún descanso al que seguía un repecho que volvía a recuperar altura. Era durillo, sí, pero las piernas no iban mal del todo.





Pensé que iba demasiado rápido y me dije que debía frenarme, pero la realidad fue que el ritmo siempre estuvo por encima de los 5'/km, algo totalmente inesperado. ¿Qué pasaría al llegar al km 4'5 y empezar a subir al santuario?

Llegué a ese punto muy bien de fuerzas y disfrutando del recorrido. Mucho público en las puertas de los chalets animando, también en los arcenes... Era fácil dejarse llevar y tirar para arriba fuerte de moral.

Como siempre que iniciaba la subida otros años, antes de empezar ya había visto bajar en sentido contrario a la cabeza de carrera. No era así esa tarde. ¿Sería verdad que estaba haciendo la mejor subida hasta la fecha?





No le di muchas vueltas y me centré en mantener el ritmo constante en todo el durísimo ascenso hacia el Santuario. Comenzaban las curvas largas que ya recordaba hasta pasar por la zona con pendiente superior al 10%. Me frené, obviamente, pero algo me decía que incluso ahí, en la parte más dura del recorrido, lo estaba haciendo mejor que nunca. La montaña, tal vez, había dado a mis piernas una fortaleza que no tenían en pasadas ediciones.

Casi llegando al santuario, con las cuestas más duras ya atrás, me adelantaron primero Sera, que salió muy atrasado pero que ya me rebasaba con comodidad, y luego Enrique, de Matinadors. No intenté seguirlos, por la gran diferencia de forma entre nosotros (no estoy para seguirlos, en absoluto), y me centré en llegar a la primera meta volante que me había marcado, el final de la subida ya dentro del recinto del Santuario.

Seguramente ya iba por encima de cualquier marca anterior, pensé, pero ¿Qué pasaría de bajada? Recordaba sufrir muchísimo en la vuelta hacia Novelda en ediciones pasadas y tal vez el esfuerzo de la subida iba a quedar en nada si me había pasado de vueltas y perdía ritmo en la siguiente mitad del circuito.





Aproveché la bajada corta y empinada del Santuario para recuperar el aliento, mientras el recorrido volvía a la zona de subida y deshacía camino hacia Novelda.  Había bajado la velocidad a casi 5' y medio/km los km 5 y 6, subiendo, pero el resto habían sido bastante rápidos. La bajada inicial pasó a 4:20. Bastaba, calculé, sacar los km que fueran claramente en descenso a unos 4:30 y permitirme un poco de relax en los más llanos para estar cerca de la marca del 2019, algo más de 60'.

No era mi objetivo, pero oye, si se ponía a tiro igualarla, cuando había empezado aspirando a no hacer PMM (peor marca personal), aquello era un incentivo más para afrontar la vuelta al pueblo.

Como todos los años, los vecinos animaban y sacaban mangueras de los chalets para refrescarnos. Aunque el cielo estaba cubierto, la sensación de calor y humedad era agobiante, así que no dejé pasar ninguna de esas mangueras. Aquello, junto al hecho de que me tiraba las botellas de agua sobre la cabeza para refrescarme, hizo que desde el km 7 fuera completamente empapado, pero fresco, al menos.

Pasé una pequeña crisis de fuerza y motivación antes de desviarnos a la derecha hacia el avituallamiento cercano al km 8.5. Sentía que me vaciaba, que tal vez no merecía la pena la agonía por igualar la marca... La maldita cabeza me boicoteaba. La realidad era que las piernas iban bien, que el conocido tramo de tierra cuesta arriba hacia el avituallamiento estaba reparado, con piso de cemento y hormigón ahora, más corrible y que, en el avituallamiento, sitio habitual de desmoronamiento moral otros años, bebí y me sentí más fuerte que nunca.

Powered by Wikiloc

Aunque había bajado el ritmo hasta el km 9 y llegué a ver de nuevo cerca los 5'/km, los ánimos del público y ver la entrada a Novelda, un tramo de carrera que recordaba cómodo y muy agradable, hicieron que resucitara un poco. Hacía míos los ánimos de la gente a otro Jordi que corrió un rato junto a mí (¿por qué me conocen?, pensé equivocadamente en el primer "¡vamos Jordi" que escuché). El perfil de la carrera mejoraba y se hacía muy disfrutable. Las piernas respondían.

Ya en el pueblo era sorprendentemente fácil mantenerse a cuatro treinta y pico de media, con lo que superar la marca del 2019 estaba a tiro. El público, más numeroso ya en las calles noveldenses, seguía animando, dándolo todo.

En el callejeo por Novelda, además, aparecía inesperadamente junto al mercado un puesto de esponjas con agua helada, que no dudé en aprovechar y que terminó de bajar la temperatura de la cabeza. Más y más ánimos en este punto, saludando a Julia de TriNet y la moral y energías seguían por todo lo alto.

Calculaba tranquilamente en este punto, además, los metros restantes y la posible marca final. ¡Ostras!¡Me podía permitir correr con más calma, a casi 5'/km, y aun así tenía la mmp del circuito al alcance!

Todo había ido mejor de lo esperado, así que tocaba echar el resto. Que aquel momento de subidón coincidiera con la bajada de la calle San Roque lo hacía más fácil. ¡Qué bonita carrera y qué entregado Novelda a la fiesta deportiva!

Me motivó de bajada el tira afloja que mantuve con un veteranísimo corredor de Apolana que ya pasaría seguramente los 60, un absurdo duelo que perdí a lo grande (¡qué fortaleza, la de aquel señor), pero que me mantuvo rápido hasta encarar la recta hacia el polideportivo, mientras saludaba allí, como otros años, a mi compañera de trabajo Ana.

Bajaba de la hora por primera vez en 7 ediciones, eso lo tenía claro, pero ¿por cuánto? Entrando al polideportivo dudaba. ¿Tenía que dar una vuelta completa a la pista antes de cruzar la meta? ¿Era solo media? Empezaba a quedarme sin fuerzas, pero de nuevo tenía el reto de luchar contra un sexagenario, sexagenaria esta vez, la gran crevillentina Teresa Ruzafa (de lo mejor de España en su categoría), a la que adelanté por no mucho mientras contaba el tiempo que quedaba para llegar a la hora. ¿Había calculado o mirado mal? ¿Se me escapaba el sub. 60 y la MMP del recorrido y no lo sabía?

Con la meta delante, en la recta final de la pista, ya estaba claro. Bajaría holgadamente, así que solo quedaba apretar un poco más (ostras, es que Teresa Ruzafa ya me había dado algún hachazo en otras carreras como Rafal, superándome, y no quería perder otro duelo ja ja ja) y ver en cuánto tiempo paraba el crono.



El resultado final, 58:08 oficial, 57:57 real, 220 de 611 en la gral. , 45 de 117 en mi categoría y 208 de 513 hombres. Más de 2 minutos de diferencia respecto a mi última participación allí, récord personal del circuito y, por fin, menos de una hora en el crono. No podía estar más contento.

En el avituallamiento pude comentar la carrera con J.M.Bernabeu, Dimas, Enrique, Sera... mientras reponía energía y líquidos y daba buena cuenta del típico polo de horchata habitual en la meta de esta carrera. Todo había ido infinitamente mejor de lo esperado, las piernas fortalecidas seguramente por las salidas al monte habían respondido muy bien subiendo y, también seguramente por los entrenamientos de montaña, la capacidad de sufrimiento y fuerza mental habían mejorado y me habían permitido sobreponerme al bache mental del km8.

Si la organización grababa en menos de un minuto la medalla con tu tiempo de forma gratuita, había que aprovecharlo y tener recuerdo de la edición más rápida y disfrutada de la subida que había corrido nunca. Tocaba volver, seguro, en próximas ediciones.




Con la motivación por las nubes había que seguir subiendo la frecuencia e intensidad de los entrenamientos de montaña para llegar en condiciones a noviembre y no palmar en Costa Blanca Trails (ni por el camino, en septiembre en La Sagra), pero no había que perder de vista algo de asfalto para el siguiente dorsal, la bajada Hondón Aspe del pasado jueves 11 de agosto, cuya crónica está ya en el horno.

Os cuento cómo fue y cómo va todo de cara al reto de la temporada en la siguiente entrada del blog.

Cuidaos.

PD: Cosas de Internet y las redes sociales. En la carrera participaron Ángel Romero "Correr para vivir mejor" y Vicente Novoa "Matao del Running", de cuyos canales de YouTube he tomado prestados fotogramas de los vídeos de la carrera que hicieron (Ángel me mandó los originales de su cámara, ¡gracias!) Podéis ver sus vídeos de esta prueba para haceros una idea del ambiente que se respira y lo bien que lo pasamos.


Comentarios

  1. Como molsctu crónica, y si, es la montaña la que te da esa fuerza. Vamoooooos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gal. Esto de poder seguir superándose uno mismo a pesar del paso de años es cojonudo (y totalmente inesperado jjjjj) Ganazas de planear el año que viene ya y la salidita internacional de colegas : )

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Hola! Debido a alto contenido de spam en los comentarios se ha activado la moderación de estos por mi parte. Recibiré un correo con tu comentario, lo aprobaré y quedará publicado. Evito así comentarios automáticos de publicidad china/rusa de casinos, apuestas, p0r_no etc. ;) ¡Te leo en breve! ¡Comenta! :-)

Entradas populares de este blog

33 MARATÓN DIVINA PASTORA VALENCIA

TRAIL CABEÇÓ D'OR 2021

CROSS NOCTURNO ORIHUELA 2021