TRAIL AIGÜES 2022


Poca confianza, poco entrenamiento de montaña y un talón que todavía daba guerra, sobre todo llaneando o en bajada. Así llegaba el pasado 16 de enero (sí, esta crónica ha tardado más de lo habitual) a Aigües, a conocer su trail, una carrera que me habían recomendado en muchas ocasiones y cuyo recorrido pude probar unas semanas antes con Ale y Sera.

La llegada a Aigües, a pesar de mi pesimismo inicial sobre mis posibilidades en la prueba, animaba a cualquiera. Coincidía con Rafa de nuevo y volvía a ver después de mucho tiempo a David, gran conocedor de la que es su casa y su trail, y a Agus, Meseguer y demás amigos del parque de bomberos alicantino, con los que tampoco coincidíamos hacía años.


Habiendo llegado con tiempo de sobra, había hueco en la agenda de la mañana para café y charreta antes de echar a correr y probarnos. Qué gusto, pensé, volver casi casi a la normalidad de las carreras y todo lo bueno de sus momentos previos y posteriores.

La mañana dominical nos recibía con un clima fresco y soleado que permitía correr sin muchas capas de ropa encima. Una térmica fina de manga corta bajo los colores de skyrunners fue mi única medida anti frío esa mañana. ¿Bastones? No los vi necesarios, para unos 15km y un desnivel no demasiado exigente. Conocer el circuito gracias al entrenamiento con Ale y Sera me permitía, al menos, ya que físicamente no me notaba ni al 60%, correr con la confianza que da conocer un poco el terreno.


En el momento de la salida, decido salir atrás, ya que el talón seguramente va a frenarme y mi intención esa mañana solo era acumular km y desnivel, olvidándome de ritmos ni marcas.

Los primeros metros suben progresivamente, sin picar demasiado, con tramos en los que vamos en fila de uno en muchos puntos del recorrido por la estrechez del camino. Me sorprende ver lo bien que voy en el ascenso. El talón apenas se siente y, aunque no he entrenado mucho, las piernas responden y adelanto posiciones cuando hay hueco, sin mucha dificultad.

Dejo atrás a Agus, pero estoy seguro que remontará y me pasará después. Está muy fuerte, el amigo. Llegamos a la primera mini cima del recorrido, después de subir constantemente desde el km 2 al 3.5 por Foia de Coves y noto que las piernas no van mal todavía. Un ligero descenso unos pocos metros y tocaba encarar la subida más larga y dura, pero con unas vistas a la derecha hacia el cerro de Salmitre que bien valen el esfuerzo.

Veo a Rafa a lo lejos, sigo adelantando corredores y alcanzo a mi amigo poco después. Definitivamente estoy haciendo una subida más que buena, y ya casi pegado a Rafa llego al punto más alto del recorrido, en el km 5.



Recordando mi último entrenamiento por el recorrido recuerdo lo que está por llegar. Una bajada nada difícil, rápida (de estar en forma) y en mitad de una de las zonas más atractivas del recorrido. Me lanzo detrás de Rafa, pero ya noto que el talón, bajando, sí que protesta. Maldigo para mis adentros, pero intento aguantar la bajada por la ombría del Bacorero lo mejor posible. Cuando llegamos a un tramo desde el que creo recordar que en algún entrenamiento me he dirigido hacia el grandioso Cabeçó d'Or tengo claro que hay que ser realista y aceptar deportivamente mis limitaciones de esa mañana. Las piernas empiezan a no responder bien y el talón sigue a la suya, dolorido y protestando.



Como imaginaba, Agus me supera sin problema, pero no puedo hacer nada para seguirlo. Llegan tramos de pista larga y cómoda de correr, con algún falso llano puñetero, pero las pisadas son muy molestas en el talón y estoy más cansado de lo que esperaba. Una pena, porque el circuito es muy corrible y se podría ir muy rápido, incluso para mí, con mi lamentable técnica de descenso.

El km 9 todavía guardaba un repecho corto que recordaba de mi última visita a la zona, una subida cercana a la meta, desde donde se veía Aigües a pocos km, pero que sabía que era engañosa. Todavía, después de bajar, nos alejaríamos del centro de Aigües por más tramos de pista fácil, cerca del balneario de Busot, y camino muy corredero que se unían en el km 11.5 al trayecto iniciado en sentido contrario, a la altura del km 2, deshaciendo ya recorrido hacia la meta.

Powered by Wikiloc

Todavía habría un último repecho suave, de apenas 500m, que me frenaría un poco más en una subida nada dura, pero lo suficiente para quitarme las pocas fuerzas que quedaban a esas alturas, ya un poco harto de soportar la tensión y punzadas del talón y no estar del todo cómodo físicamente, sin poder disfrutar al 100% de un recorrido que me había sorprendido para bien a pesar de haberlo conocido entrenando. Cambiaba mucho aquella mañana, respecto al último entrenamiento. Me había gustado muchísimo, pese a todo. Cosas del efecto dorsal, supongo.


Deshice los últimos metros, sintiendo que habíamos recorrido menos de los 15km previstos (me lo confirmaron después, por un recorte obligado en el final). Poco después de los ánimos de David a falta de 1km, toqué el asfalto, ya camino a la meta y con un último giro a izquierda vi al fin la meta y poco después paré mi reloj recorriendo según mi Garmin unos 13.51km en 1:30:02, 1:30:08 oficial, posición 64 de 159, 29 de 51 en mi categoría.


No lo hice tan mal después de todo, viendo la clasificación, aunque no me notaba especialmente contento. El talón no era motivo suficiente para haber corrido tan flojo en algunos tramos y no era una carrera tan exigente como para acabar tan cansado como lo hice. ¿Qué pasaría al mes siguiente en la media alicantina si ni en el que es ahora mi terreno iba tan mal?


Me olvidé de todo esto, al menos esa mañana, hablando con Sera y Pili en la meta, me reuní con Rafa, que había entrado al menos 2' antes que yo y degusté el gran avituallamiento (bocadillo incluido) que Kiko, como organizador del trail con 15 Cumbres, nos obsequiaba en la meta, mientras comentábamos la carrera con los amigos bomberos, que habían llegado antes que nosotros, muy cerca algunos de los primeros puestos (tremendo lo de Meseguer).

Vimos la entrega de trofeos, con la victoria de Raulet y el saludo a Ángel Amor, rapidísimo también y podio una vez más en trail, y a casa a descansar.

"Derrotao"



¿Qué tal iría la media de Alicante al mes siguiente? ¿Me vine arriba apuntándome al maratón de Confrides si no estaba sintiéndome, ni de lejos, tan en forma como en 2021, más pesado y lento?

Por suerte, las sensaciones han cambiado desde entonces, pero eso ya os lo cuento en la crónica de la pasada media de mi ciudad, que ya está en proceso.

Nos leemos pronto.

Cuidaos.

Comentarios

  1. Como siempre, mejor de lo esperado. Ahora actualízame crónicas, que estoy con ganas de leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gallllll !!!Mejor de lo esperado... porque con mi pesimismo natural ante las carreras nunca es posible que salgan tan mal como las anticipo en mi cabeza jajaja En cualquier caso, la carrera de este domingo en Alicante me ha dado una inyección de moral que necesitaba. Sigo sin notarme ni de lejos en mi mejor momento, ni al 70% diría, nada rápido y con peso extra, pero creo que a partir de ahora todo va a ser mejora. En breve, crónica de la media, que se amontona el trabajo y este domingo tengo lío de nuevo. Duro en Xativa!!

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Hola! Debido a alto contenido de spam en los comentarios se ha activado la moderación de estos por mi parte. Recibiré un correo con tu comentario, lo aprobaré y quedará publicado. Evito así comentarios automáticos de publicidad china/rusa de casinos, apuestas, p0r_no etc. ;) ¡Te leo en breve! ¡Comenta! :-)

Entradas populares de este blog

33 MARATÓN DIVINA PASTORA VALENCIA

TRAIL CABEÇÓ D'OR 2021

SCHNEIDER ELECTRIC MARATHON DE PARIS 2017