NELSON MANDELA RACE 2021

 


Igual que en su última edición, en 2019, el 10k Nelson Mandela Race de 2021 coincidió con días de vacaciones y visita a la familia a Madrid. Con mi desastrosa marca de entonces y teniendo la posibilidad de repetir, era casi obligatorio volver a participar, aunque el precio, 20€ por inscribirme en el último tramo (no era mucho más barato inscribiéndose pronto) echara para atrás. Las ganas de correr me pudieron, después de más de 1 año sin un dorsal de 10k de asfalto,  y ahí me planté el pasado domingo a las 8:00AM con mi cuñado, con el único objetivo (fácil, en teoría), de hacerlo mejor que la pasada edición.

¡Un dorsal de 10k asfaltero después de mas de 1 año!


Como en el 2019, llegaba bastante cansado del turismo y actividad física de días anteriores. El sábado, sin ir más lejos, me metí en una clase de spinning que me dejó las piernas como bloques de hormigón pero, aun así, me pareció que hacía dos años llegué muchísimo más fatigado.

A diferencia de la 3ª edición, el ambiente previo a la carrera era muy animado, aunque se notaba que corríamos muchas menos personas (algo me dice que el precio de las inscripciones tuvo mucho que ver)

La música en los altavoces, un speaker clásico del deporte popular madrileño, ContadorDeKm , al micro... Aquello recordaba "de verdad", a las carreras antes de la pandemia, excepto por las omnipresentes mascarillas.

Contador de Km, dándolo todo como Speaker
Contador de Km, dándolo todo como Speaker

Recogida rápida y fluida de dorsal y camiseta, mejor que la del año pasado pero único elemento de la no-bolsa del corredor, visita a un wc portátil en excelente estado, entrega rapidísima de mochila al guardarropa para que la llevaran en la meta (es una carrera lineal, no circular) y calentamiento breve para ponernos a punto.

Conociendo el recorrido y su perfil, en teoría no debía cometer excesos y me debería saber adaptar al circuito, me dije. Apretaría de bajada el primer km y pico, aguantaría la subida hasta el giro de 180º próximo al Bernabeu, reservaría para el giro a derecha que aparecía poco después del km5 y 1km después, a darlo todo en bajada constante hasta la meta. Plan sin fisuras.... o no.

Salida y meta de la prueba (de la calle Serrano al paseo Camoens)




Arrancamos cuesta abajo desde la calle Serrano, después de la arenga de Ángel aka Contador de Km, motivados al 200%, y claro, dejándonos llevar en descenso, al fresco (temperatura buenísima todo el recorrido y un 95% del mismo a la sombra), las piernas van solas y... al girar por la Puerta de Alcalá y sin ver todavía el giro por Cibeles, el reloj marca un km a... ¡3:58!. Ya le he liado, me digo. Iniciamos el larguísimo ascenso por el paseo de Recoletos que seguiría por la Castellana y, lejos de aflojar, el segundo mil pasa de nuevo demasiado rápido recién pasada la plaza de Colón, a 4:17.

"¿Mira que si hoy es mi día y me saco marcaza a pesar del perfil y del cansancio?" (iluso...) La suave pero constante cuesta arriba empieza a picar y decido aflojar el ritmo y no mirar el reloj hasta la mitad de la carrera. Corremos a la sombra de los árboles del paseo, somos poco más de 300 participantes y en una carretera tan amplia parece que te han cortado Madrid para ti solo, para que entrenes.




Disfruto el momento, pero las piernas no aguantan muchos metros más sin empezar a protestar. Voy perdiendo velocidad poco a poco, pero aprieto los dientes y me digo que podré aguantar a buen ritmo hasta el final de la subida. No es así, por más que lo intente. Empiezo a perder puestos, me adelantan cada vez más participantes y la carrera al final me pone a hostias en mi sitio, cuando a lo lejos ya se divisa las torres inclinadas y las grúas de las obras del Bernabeu, indicando la cercanía del giro de 180º y del avituallamiento del km 5.

El reloj (me prometí no mirarlo, pero falté a mi promesa a los pocos metros) va marcando km cada vez más lentos y ritmos cada vez más cercanos a los 5'. Veo en sentido contrario, antes del giro, a Pepelu, como un tiro, y también coincido en ese tramo con la bajada de la primera mujer de la carrera, sin competencia, muy distanciada de la segunda, que también parecía tener asegurado el segundo cajón del podio. Paciencia, me digo. Tomaré aire en el giro de bajada hasta la cuesta rompedora de Raimundo Fdez. Villaverde hasta la glorieta 4 Caminos, me repetía.

Agua fresca en el km 5, ritmo lento (primer km por encima de 5') y a esperar que las piernas permitieran aguantar la larga rampa que nos llevaría del km 5'5 al 6.5, con la sensación de que, aun yendo flojo, no estoy tan reventado en este punto como lo estaba en el 2019.

La glorieta de 4 Caminos parecía no llegar nunca, pero una vez alcanzado aquel punto y con su giro a izquierda sabía que se iniciaba un tramo de más de 3km hasta la meta en constante bajada. Era el momento de comprobar si se podía acelerar cuesta abajo, algo que no conseguí hace dos años en aquel mismo tramo de la carrera.


Inicialmente las piernas no acaban de responder, pero tiro de fuerza mental y me fuerzo a acelerar. Son pocos km y podrás con un pequeño y constante acelerón, me digo.

Sube la velocidad poco a poco y veo primero km por debajo de 5' (en el 2019 esto fue imposible), y los dos siguientes en 4:28 y 4:19. La recuperación es un hecho, las piernas pesan, pero definitivamente no estoy tan mal como en la pasada edición.

El perfil en el último km favorece un acelerón final, por pendiente y por entorno, en el paseo de Camoens,  y el último mil pasa en 4:11. Pensé que habrían corregido el ya conocido tramo extra del final, unos cuantos metros de más que ya en el 2019 la propia organización reconocía que había por encima del anunciado 10k, pero después del pitido del 10000 en mi Garmin en 46' "pelaos" todavía había que correr un rato. Finalmente, paraba el reloj en 46:52, 46:47 en mi reloj a falta de tiempo real por no haber alfombrilla en la salida (tampoco hubo puntos kilométricos señalados en todo el recorrido, tal vez no había dinero suficiente recaudado con las inscripciones...)




Algo más de 1' más rápido que en el 2019, con sensaciones mucho mejores, posición 130 de 319 en la general, 53 de 109 en mi categoría y 122 de 258 hombres. Entre el perfil, no llegar descansado, el inexistente entrenamiento de velocidad de estos meses y la posición en la clasificación, era obligatorio estar contento con el resultado.

La magnífica bolsa del corredor del 2019 desaparecía este año. Nos entregaron fruta y bebida en la meta y listo. Recogida rápida de la mochila en el guardarropa (de 10, eso sí, todo el voluntariado), foto con Pepelu, que había llegado muuucho antes que yo haciendo marcón, y a casa volando, que el calor madrileño empezaba a dejarse sentir.



Con esta carrera como entrenamiento de ¿velocidad? en cuesta, diría que finaliza cualquier participación en pruebas oficiales hasta el día 8 de agosto. No habrá más dorsales y sí algunas tiradas largas y entrenamientos con desnivel. Así lo exige mi próxima carrera, la prueba más dura y más acojonante a la que me haya enfrentado nunca, la Subida al Veleta que tengo a escasos 15 días ya y para la que por más que entreno resistencia, fuerza, desnivel... siempre pienso que me faltan km y ascenso acumulados. 50km de asfalto toooodos cuesta arriba y con altitud superior a los 2000m siguen pareciéndome, por mucho entrenamiento que acumule, una barbaridad deportiva para la que espero llegar preparado a pesar de mi poca confianza actual en mis posibilidades. En la próxima entrada del blog, que será ya la crónica de esa prueba, os cuento cómo ha ido.

Gracias por estar ahí.

Cuidaos.

Comentarios

  1. Buena carrera Jordi!! La cuestas de Madrid son traicioneras! ¿Cuánto hizo tu cuñao? Tengo curiosidad, ya que pensaba que eras el rápido de la familia!!

    Disfruta mucho del Veleta, que lo duro ya lo has hecho. Estás entrenando mucho y eso seguro que tiene recompensa ;)

    Saludos y nos vemos pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se acercó a 40'. ¿El rápido yo? jajaja madre mía, ¡para nada! Resistente tal vez, pero rápido... jamás he hecho menos de 43:30 en un 10k , por ej, o 1:37 en media, o maratón a más de 3:45:00, para que te hagas una idea de mi super rapidez jajaj Mi cuñado sí, en forma baja el 10k facilmente de 39, para que tengas referencias. A ver qué tal el Veleta, que está a la vuelta de la esquina. ¡Saludos triatleta!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

33 MARATÓN DIVINA PASTORA VALENCIA

XXX VOLTA A LA FOIA - IBI 2015

MARATÓN DE SEVILLA 2015