10K LOS MONTESINOS CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS 2018


El 23 de noviembre del 2008 me ponía por primera vez un dorsal y participaba en mi primera carrera popular, la ya desaparecida media de Elda. Al haberse dejado de organizar ya no había posibilidad de celebrar mi décimo aniversario deportivo en la misma prueba que me permitió conocer este mundo de locos del asfalto (bendita locura) y ahora que no me motiva correr tantos km casi lo agradecí cuando no la vi en el calendario. No podía, sin embargo, dejar pasar el fin de semana sin celebrar estos diez años corriendo como es debido, es decir, participando en alguna de las pruebas del calendario deportivo del día 25.
La elegida fue los 10km de Los Montesinos, diría que ya conocida, por haber participado en el 2011, pero de la que no tengo ningún recuerdo. Lo único que prueba que yo he estado por allí hace años es el registro de mi tiempo en Runedia, bajando de 50' por poco. En cuanto a recorrido, desnivel, etc. no había rastro alguno en mi memoria así que, en realidad, era prácticamente nueva para mí.
Me habían hablado bien de ella días atrás, el circuito parecía bastante llano y suponía volver a correr por mi querida Vega Baja. No hizo falta pensarlo demasiado para inscribirme y, de paso, colaborar con el fin benéfico de la prueba, la ayuda a la lucha contra las violencias machistas en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.


El domingo amanecía frío y lluvioso, aunque por suerte a mi llegada a Los Montesinos el clima cambió y quedó una mañana perfecta para correr. Mientras recogía el dorsal y la bolsa del corredor seguía sorprendido de mi falta de memoria. ¿Cómo era posible haber perdido cualquier recuerdo de aquella prueba? No me sonaba absolutamente nada de la pequeña población vegabejense ni de la carrera. ¿Con 41 años ya se puede tener este tipo de lagunas mentales? ¿Tan irrelevante fue en el 2011 que sobrescribí su recuerdo con cualquier otro?

No tenía ninguna estrategia o aspiración en aquella carrera. Sin entrenamientos de calidad, sin preparación específica para diez miles o medias hace mucho tiempo, forzando la máquina solo en algunas subidas al Castillo de Santa Bárbara o por Serra Grossa... Viendo mi último 10000, los 46' de Rojales en octubre, no podía pensar en marcas de ningún tipo. Había que tener claro en todo momento que el objetivo era disfrutar de la carrera al ritmo que permitieran las piernas y celebrar 10 años de disfrute deportivo corriendo.



Llegué a Los Montesinos con menos antelación de lo debido y el calentamiento lo tuve que hacer yendo y viniendo rápidamente del coche a la calle del Ayuntamiento, donde se daba la salida. 
Arranqué muy atrasado en el pelotón, esperando así frenarme un poco en los primeros metros y no acelerar más de la cuenta.
La carrera constaba de dos vueltas iguales de 5km, callejeando un poco al inicio y al final de cada una  y acumulando la mayoría de metros a las afueras, entre casas de campo y grandes extensiones de tierra dedicadas al cultivo de cítricos y hortalizas. Una típica carrera de la Vega Baja.



Primeros metros


Empecé con un ritmo ligero pero cómodo. Tras el callejo inicial el camino hacia la zona agrícola era en suave y casi imperceptible descenso y me sorprendí llevando un ritmo superior a los 4:30/km sin demasiado esfuerzo. Al empezar el tramo más llano el ritmo se estabilizó sin proponérmelo a la misma velocidad que había llevado de bajada.
No tardé en alcanzar al globo de los 45 minutos. Su portador parecía estar cumpliendo con el ritmo esperado para esa marca y me quedé a unos 20m de distancia, detrás, tomándolo como referencia. No me sentía capaz de bajar de 3/4 de hora, pero sí que pensaba que podría seguirlo al menos la primera vuelta.

La carrera avanzaba a mitad de vuelta por caminos de tierra sin asfaltar, algo mojados por la lluvia de aquella mañana, pero nada peligrosos ni resbaladizos, por suerte (no sé qué habría pasado si hubiera llovido con más intensidad y sin pausa), y apenas me frené en esta parte de la carrera. Era un tramo solitario, pero lo disfrutaba tanto como la zona animada de la salida.

Al volver de nuevo a piso firme se iniciaba un moderado y constante ascenso hacia el casco urbano que me frenó ligeramente. No había hecho mucho caso al reloj hasta aquel momento, fijándome en el terreno, intentando tener siempre a la vista al globo de 45', concentrado, pero cuando empecé a callejear de nuevo, escuchando a lo lejos la megafonía de la meta, sentí curiosidad. ¿Cómo estaba yendo la primera vuelta realmente? El globo me había ganado algunos metros en la última subida, ya en pleno centro de Los Montesinos. ¿Empezaba a perder velocidad?

Las dudas quedaron disipadas al cruzar la meta y ver el reloj oficial y mi Garmin. Había olvidado lo atrasado que empecé la carrera así que fue toda una sorpresa ver el tiempo del primer 5000. Poco más de 22:30 oficiales, unos 10-15 segundos menos en mi reloj. Corría para 45 minutos, tal como esperaba, siguiendo al globo oficial ¿Podría aguantar el ritmo otros 5000m? Experiencias pasadas no tan lejanas me hacían pensar que no.


No me obsesioné con marcas ni ritmos, a pesar de mi poco optimismo de cara a la segunda vuelta. Si había que bajar la velocidad o hacer los últimos 5km más lento, que así fuera.

Conociendo ya el circuito, pensé que al menos la primera parte me ayudaría a ganar segundos, al volver de nuevo a callejear y alejarme de Los Montesinos ligeramente cuesta abajo hacia la zona más cercana al Parque Natural de las Lagunas de Torrevieja y La Mata. Mantuve el ritmo sin problema y mientras corríamos de nuevo por los caminos de tierra alcancé al globo de 45' y confirmé, hablando con él brevemente, que el ritmo que llevaba era para llegar en el tiempo previsto. Llegué a adelantarlo unos metros, pero seguía sin creerme que podía entrar antes de 3/4 de hora, así que aflojé un poco la marcha, primero para reservar fuerzas para la subida, y después por la elevación del terreno.

Tal como había previsto, la segunda mitad del circuito en la última vuelta me frenó un poco. Volví a ver alejarse un poco más al globo de 45' mientras el Garmin marcaba los pasos por km más lentos de la carrera. No me importaba, en realidad. No habría apostado ni por 47' la tarde anterior y ahí estaba, con posibilidad de bajar de 46 y disfrutando como un enano de la carrera, por las sensaciones y lo bien que respondía el cuerpo.

Powered by Wikiloc

A 2km de la meta hice cálculos y descubrí que hasta aquel momento tenía una impresión equivocada sobre el tiempo que encontraría en el reloj al llegar a la meta. 2000 metros a unos 4:30/km de media me dejarían muy cerca de los 45', algo con lo que no había contado durante toda la carrera.

Empezaba a ir justo de fuerzas y todavía quedaba por delante el camino con más desnivel, suave, en cualquier caso, pero más sufrido que en la primera vuelta al estar ya en los últimos metros.
Me sentí con fuerzas para acelerar incluso cuesta arriba, intentado acercarme al globo oficial que me guio toda la carrera y cuando pude ver el reloj de la meta me llevé la sorpresa de la mañana. Si seguía a ese paso entraba casi clavando los 45', lo que significaría un tiempo real por debajo de esa marca, algo totalmente inesperado.

Dicho y hecho. Un último acelerón, escuchando los ánimos de Martín a mi izquierda y una voz femenina que no supe identificar al principio pero que resultó ser la de Laura de Aquatic Alicante animándome también, y cruzaba la meta en 45:08, 44:47 reales, 75 de 188 llegados a meta y 17 de 29 en mi categoría ¡Cómo lo había disfrutado!


Después de recuperar líquidos y energía en el avituallamiento busqué a Martín para agradecerle los ánimos y comentar con él la carrera y también pasé un rato con Laura, que había corrido con Rafa los 5km y esperaba que llegara a la meta, ya que él corría el 10000.
La celebración del 10º aniversario corredor no podía acabar mejor. Sin entrenamientos específicos, dándole más al agua que al asfalto últimamente, a mis 41 años todavía podía bajar de 45 minutos un 10000 y pasarlo en grande corriendo. No pido más para los próximos diez años. Que me quede como estoy.








10 años entre estas dos imágenes (misma camiseta y pantalón, ojo xD)

La carrera del pasado domingo ha supuesto una inesperada inyección de moral. Haber disfrutado corriendo después de tanto tiempo sin hacerlo me anima de cara a las próximas citas deportivas. Este domingo día 2 toca correr en casa, en los 10km de la Carrera Solidaria Eliminando Barreras, en pleno centro de Alicante. Dos semanas después, natación al fresco el 16 en la travesía de Navidad de la playa de El Postiguet. Algo más correré, seguro, el fin de semana previo a Navidad y el mes acabará, como hace ya 10 años seguidos, en Crevillente, corriendo su S. Silvestre.

Espero poder mantener el ánimo y la actitud de este fin de semana para todas estas pruebas y las que vendrán. Pasarlo bien. No obsesionarme con marcas ni plannings y disfrutar así otros diez años más como los que dejé atrás el día 23.

Como siempre, os cuento cómo va todo en la próxima entrada del blog.
Gracias por estar ahí.
Saludos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

10KM PILAR DE LA HORADADA

15KM MASSAMAGRELL

II MEDIO MARATÓN DAMA DE GUARDAMAR