15KM MASSAMAGRELL


Con la llegada del calor toca ir despidiendo la temporada de carreras y el pasado fin de semana, después de escuchar hablar mucho de ella desde que empecé a participar en carreras populares (¡hace casi 10 años ya!), me acerqué a Massamagrell para correr sus 15km y cerrar el 2017-18.

Durante la semana las sensaciones no fueron buenas y nada parecía presagiar una buena carrera el sábado. Cansancio, poco entrenamiento, alimentación muy descuidada que hizo que llegara con más de 1kg extra... Según se acercaba el día de la competición mis ganas de correr desaparecían poco a poco.

La situación mejoró entre el viernes y el sábado. El día libre anterior a la carrera me permitió dormir mejor tanto la noche del jueves a viernes como la víspera del 15k y de camino a Valencia, acompañado de nuevo por mi amigo Ramón, las sensaciones fueron mejorando.

No me notaba para competir a tope, de todos modos. Llegué a plantearme correr sin reloj, pero conociendo mis arranques descontrolados preferí tener vigilado el ritmo al menos los primeros kilómetros para no penar después.

El viaje pasó rápido, de charreta con Ramón, y nos plantamos en Massamagrell casi sin darnos cuenta. Nada más bajar del coche pudimos confirmar que una de las características más conocidas del circuito, además de la dureza del perfil, era cierta: el calor. Mucha diferencia respecto a Alicante. La temperatura a las 17:00 llegaba a los 25 grados como poco y aparcados en una zona cercana al recorrido de la prueba vimos que no había mucha sombra en la que resguardarse. Ojalá en la zonas de callejeo y con algo de viento el calor aflojase un poco, nos decíamos.

Postureo indispensable xD


Con el dorsal recogido y una bolsa del corredor que solo por el pantalón corto y la camiseta ya compensaban sobradamente los 10€ de la inscripción nos tomamos un café rápidamente y calentamos un poco de camino a la salida.

La avenida desde la que arrancábamos estaba abarrotada de corredores. 2000, a ojo, calculamos. Se notaba que es una de las carreras más populares de la zona y que después de más de 15 ediciones el inicio de la prueba lo tienen más que controlado. Cajones para todos los gustos y velocidades, ambientazo festivo, muchos metros de asfalto a lo largo y a lo ancho de la salida para evitar agobios y un speaker dándolo todo para anirmarnos hicieron que terminara de motivarme.

Preparados

Un pequeño retraso de 10 minutos mientras la policía terminaba de revisar el circuito hizo que la sensación de bochorno aumentase, de plantón bajó el sol, y que, incluso en reposo, las pulsaciones fueran más altas de lo normal. Iba a ser una carrera dura, sin duda. Más aún si teníamos en cuenta lo que se decía del aquel circuito. Un recorrido rompe piernas que no daba descanso y en el que la cosa se ponía seria en la segunda mitad. Tocaba ser precavido y no lanzarse...

Y para qué hacer caso a mis propios consejos y presentimientos. Para qué. Empezábamos a correr, por fin y los primeros kilómetros pasaban a 4:40 como muy lento. ¿Flipada extrema tan pronto? ¿No me había prometido salir tranquilo y reservar para la parte más complicada?

Salida. Busquen a Wally cerca de la corredora de 1:15 ja ja ja


Había dejado atrás a la corredora que marcaba el ritmo de 1:15. Esa era mi única meta en principio, no correr más lento de 5' el mil, pero me dejé llevar y viendo cerca al corredor de 1:10 pensé que podría intentar tenerlo a la vista y atacar (ja ja ja, ¡atacar, yo!) en la segunda mitad.

El primer 2000 se completaba después de algo de callejeo y subiendo sin parar, con alguna rampa que ya hacía intuir cómo iba ser toda la carrera, dejándonos después en un tramo algo más cómodo (y feo, para que negarlo) desde el km 2'3 aproximadamente hasta casi el 5.

Corría a buen ritmo pero las pulsaciones iban en aumento sin remedio y el calor me agobiaba muchísimo. En la larga recta hacia el 5000, que sería después la que llevaría a la meta la segunda vez que la recorriéramos, tuve claro que tocaba frenar. Era una zona con mucho público y era fácil dejarse llevar y acelerar pero tenía el plano y el perfil del circuito bien aprendido y sabía lo que estaba por venir. La carrera "de verdad", empezaba poco después.

Cerca del 5000


No me equivocaba. Desde el km 5.5 se iniciaba una subida constante en la que acumularíamos metros en otra zona bastante aburrida y monótona en las cercanías del pabellón y el polideportivo. Era un falso llano, no demasiado duro, en realidad, pero entre lo cansado que empezaba a sentirme, el calor, y lo larga que se me hacía la carrera casi sin llegar a la mitad del recorrido empecé a bajar el ritmo y ya no volví a recuperarlo hasta casi el final de la carrera.

Sobre el km 7.5 escuché a un corredor comentar con su compañero que en aquel momento "empezaba lo bueno" y algo me decía que no se equivocaba.
Yo corría sin mirar demasiado el paisaje, bastante triste y solitario, por otra parte, y el rampón que ya había pasado cerca del km 2 me pilló por sorpresa en el km 9, después de un largo tramo de subida suave. El ritmo, que ya empezaba a no subir de los 4:50/km pasó durante 2km de los 5 minutos el mil, pero todavía quedaba la parte más dura del circuito. Avenida Serra. km 9.5 aproximadamente.
Por si no hubiéramos subido y bajado suficiente hasta ese momento, en aquel punto tocaba recorrer ida y vuelta una avenida de 1km en dirección al polígono industrial cercano en la que, con el recorrido despejado y visible muchos metros por delante, se podía ver claramente el ascenso y lo que tocaba subir.

No quise entretenerme mirando a los corredores en sentido contrario. Por un momento, adelantado por un grupo numeroso de participantes llegué a pensar que eran los que acompañaban al globo de 1:15 (al de 1:10 ya casi no lo veía), el límite que me había impuesto absurdamente. No fue así, por suerte, y avancé paso a paso, cabizbajo, esperando llegar a la parte más alta de la avenida, esperando el cambio de sentido y una bajada cómoda después, de vuelta.
El circuito castigaba otra vez moral y piernas en el tramo más alto de la avenida, dejando ver el giro muchos metros más abajo, en una pequeña rotonda. Tocaba bajar un poco para después (¡oh, sorpresa!) volver a subir de nuevo otra rampa.


 
Aquello estaba siendo duro y el ritmo no bajó a los 5'/km por muy poco hasta que llegué otra vez a la parte más alta de la avenida pero algo cambió en ese punto de la carrera. El calor daba descanso, por fin. 5000 metros por delante no parecían tantos con todo lo que dejaba atrás. Pasaba el 10000 de vuelta por la eterna avenida y un vistazo al reloj me dejaba ver 47 minutos largos. No estaba tan mal, después de todo, y el recorrido desde aquel tramo del circuito se volvía muy cómodo, según recordaba en el plano, hasta casi el final. Me animé un poco, después de muchos metros de sufrida pelea contra el calor, el perfil y los pensamientos negativos.


No hubo fuerzas para correr mucho más rápido de 4:50/km, con algún momento de flojera en una pequeña subida (ooootra más...) en el km12, y el camino hasta el último kilómetro fue pesado y aburrido. Poco público, campo y descampados por todas partes... Al menos ya corríamos frescos hacía tiempo, pensaba. Las piernas no daban para muchos excesos ya cuando al fin entramos en la avenida de Valencia, con unos 1000m por delante en línea recta hasta acabar la carrera. En varias ocasiones los isquiotibiales me dieron algún susto durante la carrera, notándose muy tensos, así que no quise forzar demasiado.
No había ido a Massamagrell a buscar marca y al final parecía que iba a poder estar cerca de la hora diez, para mi sorpresa, así que solo pensé en disfrutar en la recta final.

Choqué la mano a todos los chiquillos que la ofrecían entre el público y busqué con la mirada a lo lejos el reloj oficial y el arco de meta. Miré mi reloj y vi que era posible parar antes de ver 1:11, algo con lo que no habría contado y que, sin ver hacía tiempo al globo oficial de 1:10, era algo totalmente inesperado. Un acelerón en los últimos metros y conseguía parar el Garmin en 1:10:56.


Palizón de cuestas y calorazo



El tiempo oficial era de 1:11:26, 1:10:57 reales (¡¿pues no me había salido el ritmo medio al final a 4:43/km ?!), posición 506 de 1500 en la general, 213 de 534 en mi categoría y 486 de 1244 hombres (más datos y estadísticas en TopRun ) No estaba nada mal, teniendo en cuenta las características del circuito y el clima. Pensando en distancias que controlo mejor, medio maratón por ejemplo, incluso bajando el ritmo desde el km 15 a 5'/km  hasta el 21, el tiempo en una media allí habría sido, seguramente, más que bueno, así que tocaba estar contento.






Me reuní poco después con Ramón, que hacía un carrerón corriendo a menos de 4:30/km de media, llegando unos 3-4 minutos antes que yo, y pude comprobar que los dos habíamos tenido prácticamente la misma experiencia en la competición. Había sido muy dura, de las carreras más sufridas que recuerdo. El calor inicial, las constantes subidas y bajadas, un paisaje más bien aburrido en el 80% del recorrido... Más allá del reto deportivo por lo exigente que era la carrera y por completar una clásica de la Comunidad Valenciana, no vimos motivos para volver por allí a repetir.





Powered by Wikiloc


Hay que ser justos, eso sí, y reconocer a la organización su excelente trabajo. Avituallamientos bien situados, voluntarios más que suficientes, recorrido controlado en todos los puntos que podrían causar algún problema, recogida de dorsal fluida, llegada sin colas y amplia, avituallamiento final correcto... Es una carrera que hay que conocer y probar al menos una vez y que, tal vez, si estuviera más cerca de casa, no a dos horas de viaje en coche, podría volver a correr. En mi situación actual...diría que por allí no me vuelven a ver.




Como comentaba al comienzo de la crónica, con esta carrera echo el cierre de la temporada asfaltera. Un cambio de última hora en la fecha de la travesía de la cantera ha dejado libre el último fin de semana de mayo y ha convertido junio en un mes totalmente acuático para mí. Acuatlón de Alicante el día 2 de junio, travesía de Hogueras el día 10 si el trabajo lo permite, Cantera el 17 y Pins i Mar el 24. Mucha natación y poca carrera, como veis.

Excepto clásicas de verano como la bajada Hondón Aspe, Matola y creo que ninguna más, toca dar descanso a las piernas y buscar mejorar un poco la natación, que tengo mucho trabajo pendiente todavía en el agua.

Os cuento cómo va mi primer acuatlón "largo" (2000m nadando, 5000 corriendo) en la próxima entrada del blog.

Gracias por estar ahí.

Saludos.

Comentarios

  1. Joder como me ha molado tu crónica, y sabes que nos lo curramos cuando lo fácil hubiera sido hacer un entreno sin más a estas alturas de la temporada. Con dos cojones che!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que sí. Entrené ayer con el pantalón y la camiseta y decía ¡joder! ¡Esta ropa me la he ganado! Menuda prueba dura nos metimos en las piernas y qué bien salió ��������

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

II MEDIO MARATÓN DAMA DE GUARDAMAR

10KM PILAR DE LA HORADADA

10 KM VILLA DE ALMORADÍ 2018