MEDIO MARATÓN CIUDAD DE CASTELLÓN 2018


La primera media del año, desde que empecé a correrlas a finales del 2008, siempre ha sido Santa Pola salvo lesión o imprevistos, pero este año decidí, en parte debido al cambio de organizador y algunos detalles sobre la "nueva" prueba que, de entrada, no me hicieron mucha gracia, cambiar de ciudad y probar otra media que se organizaba el mismo día, la de Castellón, consiguiendo así añadir a mi historial deportivo la última media que me faltaba por conocer de las capitales de provincia de la Comunidad Valenciana, junto a Alicante y Valencia.

El domingo tocaba madrugón de los buenos , pues el viaje en coche me iba a llevar más de 2 horas y media y si quería estar en Castellón a las 9:00 y llegar con calma desde Alicante era obligatorio estar en la carretera a las 6:00AM. Para hacer un poco más duro el camino, en el último momento mi amigo y compañero de fatigas deportivas Ramón caía enfermo de gripe y me tocaba afrontar la mini paliza de coche en solitario (te eché de menos maldito)

El camino no fue demasiado pesado. Estaba muy animado, descansado y tenía muchísimas ganas de echar a correr y casi sin darme cuenta me planté en Castellón con tiempo suficiente, por suerte, para buscar aparcamiento, algo que me retrasó más de lo que habría querido. Dejé el coche lejos del parque donde se recogía el dorsal y la bolsa del corredor y empecé a agobiarme un poco viendo acercarse la hora de la salida. Me costó localizar el lugar exacto y una vez allí me crucé con el amigo Mike Portugués y su compañero de club Darwin, con los que había quedado para comer después por allí. Fotos de rigor, vuelta al coche a cambiarme, desvirtualización fugaz de la instagramera Marta @marlogi , y rápidamente al cajón de salida, demasiado justo de tiempo, aprovechando la carrera de ida y vuelta al coche para calentar. ¿Me pasaría factura el estrés inicial?



La salida fue cómoda, desde el parque Ribalta, organizada en cajones, muy animada por el speaker y en medio de un ambientazo festivo junto a 1000 corredores. No recordaba bien el perfil del circuito pero sí tenía claro que no era completamente llana. No demasiado dura pero en absoluto tan plana como Santa Pola, seguro, así que la primera vuelta tocaba ser cauto y tomar nota de cada pequeño repecho y de las zonas más cómodas para recuperar.
Hasta el km 3 descendíamos suavemente un total de 20m aproximadamente y las piernas permitían sin esfuerzo un ritmo aproximado de 4:38-40/km . Tenía en todo momento a la vista el globo de 1:40 pero con la malas experiencias en otras carreras intentando seguir a globos nada regulares en principio no lo tomé como una referencia fiable. Preferí guiarme por mis sensaciones, muy buenas en esos 3000 primeros metros, y ya veríamos en el 10000 cómo iba la cosa. La cercanía del parque Rafalalena y la imponente estatua del mítico gigante castellonense Tombatossals, la escultura de hierro más alta de Europa, ponían fin a la suave bajada y el inicio de un ascenso no muy duro que no terminaría hasta el km 9 después de subir unos 15m.



Hasta el km 3 habíamos corrido sin mucho público pero al llegar al comienzo de la subida cruzábamos una calle adoquinada en la que parecía ser una gran zona comercial y los ánimos de los espectadores nos despertaban, nos terminaban de espabilar y hacían más agradable el cambio de perfil.
Dejando atrás rápidamente estas calles tomábamos el camino hacia las cercanías de un polígono industrial en avenidas rectas y más bien solitarias. Me sentía cómodo, me entretenía con cualquier cosa, mirando la línea azul del maratón en el asfalto, las zonas en las que aparecía público... no me preocupaba bajar un poco el ritmo, sabiendo que había ganado algo de tiempo en los primeros kilómetros y la concentración era máxima. Era pronto para pensar en ninguna marca, pero en el fondo algo me decía que iba a salir una buena carrera.

El paso por el primer avituallamiento fue un poco caótico y una de las pocas pegas que se le puede poner a la carrera. Pocos voluntarios a ambos lados de la calle y muy corto, algo que a algunos corredores les obligó incluso a parar o dar marcha atrás para poder beber, ya que a los pobres voluntarios les faltaba manos para atendernos a todos, al pasar muchos corredores juntos en el grupo del globo de 1:40.



Yo no tuve problema, por suerte, y a penas perdí tiempo recogiendo la botella ni bebiendo, y rápidamente recuperé el ritmo. Las pulsaciones, una vez empezada la suave subida, comenzaban a dispararse un poco, pero viendo cómo discurría la carrera pensé que el ascenso no iba a ser en ningún momento mucho más duro de lo que habíamos visto hasta el momento y que cuando llegáramos a la zona de salida de nuevo nos encontraríamos otra vez la suave bajada que había dejado atrás en el arranque de la carrera, así que confiaba en recuperar fuerzas y tiempo al inicio de la segunda vuelta.

El globo de 1:40 seguía a pocos metros delante de mí y parecía seguir la misma estrategia, aumento de ritmo en cuanto había posibilidad de bajar un poco o correr en llano y control en las casi inapreciables subidas. Parecía ser una buena referencia, aunque yo seguía a lo mío, concentrado en mi ritmo, mis pulsaciones y confiado en las posibilidades de acabar bien la carrera. El 5000 había pasado en 23:30 aproximadamente así que todo iba según lo previsto.

En las cercanías del polígono industrial, del km 6 al 8 se corría cómodo, casi llano y poco después llegaba una de las mini rampas más "duras" del circuito (entrecomillado, porque en general, aunque sí que se subía y bajaba en todo el recorrido la dificultad era más bien baja) pero viendo cómo iba hasta el momento sabía que no había problema en bajar un poco la velocidad. Era un tramo muy corto y nos acercábamos ya al final de la primera vuelta.

Km 8 aprox.

Cerca del parque y después de un agradable tramo de bajada subíamos un pequeño repecho y de nuevo tocaba repetir una vuelta casi idéntica a la primera. Pasaba el 10000 en menos de 47 minutos y era el momento de hacer los primeros cálculos y la primera evaluación de la carrera. Una segunda vuelta en esos mismos 47 minutos sumaría 94, tiempo de sobra para llegar a la meta en menos de 100, por debajo de 1:40. Me felicité además por cómo estaba regulando el esfuerzo hasta el momento y comprobé que no estaba tan cansado como en la media de Torre Pacheco de diciembre a media carrera o en Lorca, en el mismo punto.

Había que ser optimista, aunque precavido todavía. El final de la bajada allá por el km.14, a los pies de nuevo de Tombatossals, sería un buen momento para volver a hacer cálculos.
Por el camino, empecé a olvidarme un poco del reloj. Sentía que estaba clavando los tiempos esperados y que podría mantener una segunda vuelta idéntica a la primera o un poco mejor, así que solo miraba el Garmin cuando pasaba por las marcas kilométricas del recorrido, que hacía mucho tiempo que no coincidían con los pitidos de vueltas del gps.
En el km 12, como en las últimas medias, tocaba chute de energía con el primer gel, Power Gel siempre desde hace tiempo. De nuevo la zona adoquinada y comercial aparecía en el camino animadísima y con el público entregado y gritando los nombres de los dorsales de los corredores, algo especialmente de agradecer en aquel punto, donde sí que costó mantener el tipo ligeramente cuesta arriba.




Me moría de ganas de ver el tiempo del reloj en el km 15. Las sensaciones habían sido buenísimas hasta el momento y aunque empezaba a notar que iba a costar llegar en tiempo de récord, sí que me veía capaz de entrar a la meta aunque fuera por la mínima en menos de 1:40.
El paso por los 15000 confirmó lo que notaba durante toda la carrera. Poco más de 1:10 y 6 km por delante. Muy mal se tenía que dar el resto de la carrera para no triunfar, aunque fuera totalmente de subida hasta la meta, desde los 17m de altura en ese punto hasta los 33 del final.

El gel parecía hacer efecto, como ya había notado en otras carreras en las que he utilizado Power Gel, o no, y el efecto placebo era espectacular unido a la motivación de ese momento, quién sabe. No perdí la concentración aunque la cosa prometía, sabiendo que aunque iba bien no debía dormirme si quería cumplir el objetivo de acabar antes de 1:40.
Ya no miraba el reloj hacía mucho tiempo. El globo de los cien minutos seguía a pocos metros de mí y nada parecía impedir acabar según lo esperado, excepto un pequeño susto en un cruce controlado por voluntarios en el que un coche ignoró el aviso de parada de todos y paso por delante de nosotros dándonos un pequeño susto.


Powered by Wikiloc

En un tramo corto, casi llano, poco después del km 17,  que daba un pequeño respiro, tomé el último gel, con cafeína, y me dispuse a tratar de arañarle segundos al crono final, aunque el perfil no favorecía ese esfuerzo y las piernas no daban mucho más ya de 4:45-50 el mil. Estaba muy contento y animado según me iba acercando a la meta. Cada punto kilométrico que pasaba confirmaba lo que iba notando conforme avanzaba la carrera. No iba a haber récord personal, no había piernas para menos de 1:38 ni por asomo, pero la barrera psicológica de 1:40 iba a caer de nuevo.

Acercándonos al parque, a 1000 metros del final, la subida se suavizaba y permitía un último acelerón, algo que sí que pude conseguir en este punto, en una zona más animada que los últimos 3000m, escuchando a lo lejos la megafonía y sabiendo que el trabajo estaba hecho.

Km 20, comprobando en el reloj que todo iba sobre ruedas :)
La entrada a la meta estaba ambientadísima. Varios arcos, mucho público, árboles a ambos lados de la calle, y el globo de 1:40 a pocos metros. Pegué un último sprint para adelantarlo y cruzar la meta lo más cerca posible del 1:40 oficial, sabiendo que el tiempo real quedaría unos 20 segundos por detrás.



Trabajazo del globo de 1:40, a mi espalda

Paraba el reloj oficial en 1:40:02 , 1:39:36 real, 414 de 923 entrados en meta, 120 de 203 en mi categoría, 399 de 801 hombres, y lo primero que hice fue felicitar al portador del globo de 1:40, que casi clava el tiempo previsto sin tirones, siendo regular, y haciendo que cualquiera que se hubiera fiado de su buen hacer y se hubiera dejado guiar por él hubiera tenido una magnífica referencia durante la carrera. Tenerlo tan cerca durante la segunda mitad de la carrera me dio siempre mucha confianza :)

Media para repetir, a pesar de la distancia que la separa de casa y que hace pensar en un circuito bueno para el maratón que está al caer en la ciudad. Casi sin pegas en ningún aspecto.

¡Bien!





El fin de una gran carrera debía celebrarse con una gran comilona así que aprovechando la hospitalidad de Mike y Darwin pude aprovecharme de la casa que habían alquilado en Castellón, ducharme y cambiarme tranquilamente allí y pegarme un pequeño homenaje en la mesa después con ellos, recuperando fuerzas para un viaje de vuelta que se hizo larguísimo pero que había merecido la pena hacer.

Buena gente a mi lado :)





La carrera no podía haber ido mejor. No me notaba para récord, pero en todo momento sentí que la marca de 1:40 se podía superar y la gestión del esfuerzo y el control emocional, el auto control, no perder la cabeza nunca, no dejarme llevar por pensamientos negativos, saber controlar las situaciones en las que el cuerpo protestaba, manejar con frialdad los momentos complicados... Internamente no podía dejar de felicitarme por el buen trabajo realizado durante la media y el premio conseguido, superar los 100 minutos reales en media por segunda vez, algo que parecía resistirse esta temporada. Si alguien me llega a decir que pelearía alguna vez por ver hora treinta y pico hace algunos años no me lo habría creído. Hoy, es siempre mi primer objetivo a batir en medio maratón, como lo es el 44:30 en 10000 o las 3:45 en maratón.
En la próxima media, Orihuela, con circuito conocido, más frío (hizo mucho calor en Castellón, menos mal que eché la camiseta de tirantes a la mochila), ¿quién sabe? No creo que sea posible bajar de 1:38 esta temporada pero arañar segundos a la hora treinta y ocho larga que tengo como récord tal vez podría conseguirse.

Por el camino, antes, el segundo 10000 del año, los 10km Cirugía Solidaria de Murcia el próximo domingo, una carrera que sobre el plano y por lo que recuerdo de otras participaciones por allí debe ser bastante llana y rápida.

Para qué adelantar acontecimientos o hacer suposiciones. Llegado el momento, cuando menos he previsto o menos he dado vueltas a tiempos y demás mejor ha ido todo, así que... que salga lo que tenga que salir. Firmo YA que el resto de carreras de la temporada sean como esta media de Castellón, puro goce, auto control y satisfacción personal.

Os cuento cómo va todo en la próxima entrada del blog.
Gracias por estar ahí.

Saludos.

Comentarios

  1. Ya me has puesto la miel en los labios, como me jodió no ir, pero no hubo manera, la peor gripe que tengo en la memoria. Nene, buena gestión psicológica, en Orihuela lo petas, y en Murcia también, pero controla el impulso anfibio jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gal. Te acompaño el año que viene si quieres probar esta media😊 el efecto anfibio tendré que controlarlo, sí jajaj Porque en el agua también me noto muy bien últimamente 😊 Y en las próximas carreras... que sea lo que tenga que ser. Cuanto menos vueltas le doy, mejor 😅

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

II MEDIO MARATÓN DAMA DE GUARDAMAR

10KM PILAR DE LA HORADADA

10 KM VILLA DE ALMORADÍ 2018