8K ORIHUELA 2019


Cuando en el 2012 corrí por primera vez en Orihuela pasé muchísimo frío y la carrera, el medio maratón, se me hizo muy larga, cercana a las dos horas. Aun así, repetí. No solo su media, con resultados bastante buenos en el 2016 y 2018, sino también carreras más cortas como la que se organizó hace algunos años para colaborar con la cura y prevención de la diabetes.
Cada vez que corro por la capital vegabajense sé que voy a volver. Sus calles, el público, lo bien que organiza todo el club local (grandes, los Tragamillas), el trato que recibimos siempre los corredores... Se nota cuando hay un club organizando. Algo deben hacer (muy) bien los que montan la media y los 8km de Orihuela, si año tras año superan su récord de inscripciones y consiguen que el boca a boca sea su mejor publicidad.

Este año no estoy para muchos km. No me veo con ganas de entrenar una media ni de estar corriendo tanto tiempo, así que decidí probar la versión corta de una carrera que conocía bien en su versión larga. Eligiendo la prueba de 8km parecía que me quedaba con la parte más atractiva del circuito y, además, evitaba las idas y venidas repetidas en la zona del Palmeral y el recinto ferial.
Además, me reunía de nuevo con mi amigo Ramón, cada vez más en forma y motivado a tope para su reto de Ronda. Todo parecía a mi favor, excepto el hecho de no haber entrenado nada las dos últimas semanas. Dos carreras en 14 días, para ser exactos. Una semana de esos 14 días resfriado. Cuatro días de natación previos. Solo un día de descanso antes de Orihuela.

En esas condiciones, el domingo amanecí pensando que tocaba sufrir incluso a ritmos que antes me parecerían bajos. Ni 4:40/km, pensaba. "¿8km a 4:30 el mil? ¿Dónde hay que firmar?" comentaba con Ramón mientras tomábamos un café antes de calentar.

Ya había ganas de coincidir de nuevo juntos a la carrera


A pesar de las malas condiciones en que pensaba que llegaba, según se acercaba la hora de empezar a correr mi motivación crecía. Había muchísima gente en la calle. Cada pocos metros saludábamos a algún conocido y todos coincidíamos en lo buena que es la carrera y en todo lo que hace que repitamos (algunos de Alicante deberían tomar nota de lo que quiere la gente de una carrera, para variar)

Buena gente, el amigo Sergio de Km a Km Elche

Pude saludar a Paco Valía, mi compañero de natación en CN Aquatic Alicante y de lo mejor de España en su categoría (subcampeón de España de maratón, ni más ni menos), a Sergio Payá de Km a Km Elche, a Dimas, a Jose Luís, a Jaime, a Mike Portugués... con cerca de 2000 inscritos no era difícil cruzarse con los amigos que comparten esta sana locura deportiva.

Entre tanto corredor y empezando las dos pruebas al mismo tiempo era necesario buscar un hueco cerca de la línea de salida. Me despedí de Ramón y con la motivación por las nubes me quedé a unos 100m como máximo de la primera línea.
Arrancamos puntuales y en los primeros metros, entre algún que otro empujón, tuve la mala suerte de recibir un pisotón en el talón que hizo que la zapatilla se plegara un poco por el interior. No quise perder tiempo y pensé que la carrera poco a poco devolvería le devolvería su forma.

Decidí ir pendiente del reloj. No por buscar marcas de ningún tipo, sino para controlarme y no correr demasiado rápido al principio. Esto funcionó el primer km., que pasó en 4:28. ¿Controlé y traté de ser regular?¡No!
Las piernas parecían moverse con comodidad, la familiaridad de las calles, el público...todo invitaba a correr a tope, y me dejé llevar. Demasiado.
Los dos siguientes km, aunque transcurrían por las zonas más pesadas del circuito, camino al Palmeral, pasaron a 4:17 y 4:19.

Mis caras durante la carrera no tienen desperdicio,
como veréis en las siguientes fotos xD

Estaba disfrutando de la carrera y con lo pesimista que era antes de echar a correr poder moverme a esos ritmos me tenía sorprendido. Sabía, además, que desde el giro de 180 grados del Palmeral el circuito se volvía más incómodo, con falsos llanos que, seguro, me frenarían, así que pensaba que todo lo que pudiera ganar en esos primeros 3000m compensaría un más que probable bajón de ritmo después.

No me equivocaba, como pude comprobar iniciando el camino hacia el centro desde el Palmeral. Cada vez que había una subida, por leve que fuera, me frenaba como si fuera un ascenso de montaña.

Me entretenía viendo a los corredores en sentido contrario, disfrutando del paisaje oriolano, pero notaba que las piernas no iban a aguantar aquel ritmo muchos más metros. Había pasado el km 3 en 4:24 y dejaba atrás el Palmeral a 4:33, pero la parte más complicada del circuito, la subida desde la zona cercana al Ayuntamiento hasta la plaza Capuchinos estaba todavía por llegar para ponerme en mi sitio.


Powered by Wikiloc


Ese falso llano me dejó clavado al asfalto y consiguió que viera en el Garmin los dos km más lentos de la carrera, 4:44 y 4:39. Por suerte ya no me obsesiono con estas cosas y los tiempos me dan igual, así que mentalmente no me vine abajo por reducir tanto el ritmo y no poder aguantar algo más de velocidad. Incluso cuesta abajo me costó recuperar el aliento, pero cerca del Ayuntamiento otra vez, sabiendo que quedaba ya muy poco para llegar de nuevo a la zona de salida, la Glorieta Gabriel Miró, sentí que podía hacer un último km algo más rápido. Además, el problema de la zapatilla que arrastraba desde la salida se solucionó por sí solo en aquel tramo, aunque la molestia en el dedo ya no tenía remedio.



Bonico del tó


Subí el ritmo, por calles cada vez más animadas, llegué por fin a la zona de meta, engañosa si no se conoce, al tener que recorrer la misma calle en ambos sentidos de un extremo a otro para llegar al arco, y aceleré al máximo en los últimos metros, consiguiendo un último km en menos de 4:30 y parando el reloj oficial en 36:18, 35:53 oficiales. Una media de 4:29 el mil totalmente inesperada y una clasificación más que aceptable: 148 de 690 en la general y 74 de 224 en mi categoría.

Como digo siempre últimamente, cuando no se buscan tiempos en concreto y no se vive obsesionado por el crono, parece que es cuando más se disfruta una carrera y mejor sabe cualquier resultado. Es mi sensación en las últimas competiciones y la que espero que me acompañe por mucho tiempo. Disfrutar corriendo. Sin más.




Me recompuse rápidamente en el avituallamiento final y después de cambiarme de ropa me quedé a esperar a Ramón, como espectador de la media. Le eché alguna fotillo para su blog y me dio tiempo a llegar a la meta para ver la entrada de los ganadores, Haouchar y Wafiya, puro espectáculo. Pude saludar y animar en su sprint final a Valía y a Gemma Ann, y volver a hacer alguna foto a Ramón, que conseguía un tiempazo y terminaba con la moral por las nubes de cara a su súper reto de la temporada.



Me repito últimamente, pero es que todavía me cuesta asimilar que, sin entrenar específicamente para correr, llegando incluso cansado a algunas carreras porque estoy nadando mucho más y con más intensidad que el año pasado, los resultados en el asfalto son prácticamente los mismos del 2018, siendo yo un año más viejo y, en teoría, peor preparado. Lo que estoy disfrutando cada entrenamiento, cada competición, de carrera o acuática, no lo sabe nadie, y confío en poder aguantar este subidón de moral y ¿físico? mucho tiempo.




Después del Torneo Master de natación de Elche de este fin de semana llegan dos domingos que he ocupado con carreras de 5km. Creo que los 5000 de Reyes en S. Fulgencio fueron un espejismo y que no se va a repetir un tiempo tan cercano a los 20 minutos, pero quiero volver a probarme en esa distancia un par de veces más. Primero en el 5k de S. Vicente a finales de febrero, tal vez con un circuito poco propicio para la velocidad, con la subida por la avenida principal frenándome, y después el día 3 en la playa de S. Juan, por el paseo marítimo, en los 5km de Carnaval de Brotons. Un recorrido algo monótono y que tengo casi aborrecido de tantas veces que he pasado por allí entrenando, pero que sí me podrá permitir correr al máximo, al ser totalmente llano.

Os cuento cómo va todo en la próxima entrada del blog.
Gracias por estar ahí.
Saludos.

Comentarios

  1. Bien lo dices, lo importante es todo lo que estás disfrutando Y eso si, en San Juan a fuuuuullll

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que sí. Pasarlo bien. Todo lo demás es secundario para mí ahora. Espero darte la razón en los próximos 5k jajaja

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

II TRAVESÍA DE LA CANTERA

15KM MASSAMAGRELL

10K VILLA DE ROJALES